WRAP para Fábricas

El cumplimiento social ya no es una preocupación secundaria para los compradores y las marcas de ropa. Verificar y garantizar trazabilidad y visibilidad dentro de la cadena de suministro es primordial para la industria. A través de nuestros programas de Certificación y Capacitación, WRAP puede ayudar a sus instalaciones a transmitir a los clientes potenciales su compromiso con las prácticas comerciales responsables.

La Ventaja de WRAP

Tener una certificación WRAP muestra a los compradores potenciales que está dedicado a normas comerciales éticas y responsables. Demuestra que obedece las leyes de su país, trata a sus trabajadores con dignidad y respeto, y es consciente del impacto que su operación tiene en el medio ambiente. El certificado WRAP es un símbolo reconocido de un compromiso para mantener las normas sociales y éticas.

WRAP para Marcas y Compradores

El mundo puede ser cada vez más pequeño, pero las cadenas de suministro de ropa continúan creciendo a través de las fronteras y abarcan una amplia gama de costumbres locales, sistemas legales, sistemas económicos y tradiciones nacionales. Monitorear la integridad de una cadena de suministro mundial requiere un compromiso significativo de recursos, incluyendo tiempo, dinero e incluso personas. WRAP puede ayudar a mantener la integridad de su cadena de suministro de una manera eficiente y rentable.

Crear un camino hacia la integridad de la cadena de suministro

La certificación WRAP es reconocida en todo el mundo como prueba de cumplimiento social en la industria textil. Solo certificamos unidades de producción individuales, lo que permite a nuestros auditores obtener una perspectiva "en el terreno" de las operaciones de cada instalación para garantizar que mantengan prácticas conformes. Todas las certificaciones requieren renovación periódica según el nivel, y todas las fábricas certificadas están sujetas a visitas de seguimiento sin previo aviso durante sus períodos de certificación.

Capacitación del Conocimiento en Acción

La capacitación es fundamental para cada aspecto de la operación de una instalación, y el cumplimiento social no es una excepción. El programa de capacitación de WRAP le brinda formas prácticas de aplicar los conceptos de cumplimiento social a las operaciones diarias de su instalación y garantizar el cumplimiento de los 12 Principios de WRAP. WRAP es reconocida como una organización de capacitación acreditada por el Registro Internacional de Auditores Certificados (IRCA), y todos nuestros cursos se ofrecen en una variedad de idiomas y ubicaciones.

mark-zamora-1359876-unsplash

WRAP para el Público

El objetivo de WRAP es garantizar que las instalaciones de fabricación funcionen de manera segura, responsable y ética. A través de nuestros 12 Principios, promovemos la fabricación legal y humana en instalaciones en todo el mundo a través de nuestros programas de Certificación y Capacitación. Lo que nos diferencia de otros programas similares de cumplimiento social es que nos centramos en el nivel básico de una cadena de suministro. WRAP solo certifica instalaciones individuales, no marcas o grupos de propietarios, lo que significa que cada instalación certificada por WRAP ha sido inspeccionada por un auditor de WRAP y está sujeta a inspecciones de seguimiento sin previo aviso.

Debido a que la calidad de nuestras auditorías es crucial para la misión de WRAP, todos nuestros auditores reciben capacitación exhaustiva a través de nuestro Programa de Capacitación de Auditor Líder. Además, también ofrecemos un Curso de Auditor Interno que educa al personal de las instalaciones en todos los niveles, desde los trabajadores hasta la alta gerencia, sobre los requisitos de cumplimiento social de WRAP y cómo desarrollarlos y mantenerlos dentro de sus instalaciones. Nuestras ofertas de cursos también se han ampliado a lo largo de los años para satisfacer las necesidades cambiantes de la comunidad de abastecimiento de prendas de vestir. El más notable de estos es nuestro Curso de Concientización sobre Seguridad contra Incendios, que se lanzó en 2011 en Bangladesh y desde entonces se ha expandido a otros países del mundo.